Pau

Por Eilyn Díaz-Romero

Es joven, parece que esa es la primera característica en ella entre el grupo de personas de mi edad, tiene un nombre que le dieron al nacer, pero ella prefiere otro con el que siente que es más universal, corto y además unisex. Yo en cambio vi a la artista, al ser humano sensible y a una leona tímida.

Se levanta cada día con una cara de que no puede con el mundo, pero en cambio sí puede con una lista larga de incidencias en la vida de los jóvenes de su comunidad de la etnia indígena, tiene un estado académico como estudiante distinguida, además que participar activamente dentro de los voluntariados, activismo feminista, lucha por los derechos sexuales y reproductivos, entre otros grupos estudiantiles y de juventud.

Esta mañana fui pasiva al ver rodar por su rostro en forma de montaña perfecta, un caudal de rio, una cascada en pleno invierno y yo solo pude contemplar que entre más se quiebra, menos piensa en ella como la de los objetivos logrados y llega a la serenidad que tiene un lago entre apacibles rocas para entender que solo ser un referente del sí se puede y no fui yo, es hallar en cada paso una sociedad más equitativa.

Más contenido que te recomendamos